LARIMAR Un Tesoro Dominicano

Larimar
Larimar

LARIMAR Tesoro Dominicano, origen f ue una guerra de fuego volcanes energía de océanos tumultuoso para convertirse en montañas los flujos de lava se solidificaban para convertirse en masas de tierra a medida que la lava fluía y retrocedía, se formaron túneles y cavidades que pronto se llenaron de minerales únicos, cristalizando de varios elementos químicos.


Pero este volcán era diferente no consistió simplemente de roca ordinaria sino de depósitos de cobre a medida que los cristales se formaron los químicos interactuaron con el cobre volviéndonos cristales blancos detectorcita y está en unas variedades de azul, Este es el único lugar en el mundo donde ocurrió esto y cambiaría el futuro para siempre.

Según los libros históricos el 22 de noviembre de 1916 el Padre Miguel Domingo Fuertes Loren de la parroquia de Barahona solicitó permiso en el Ministerio de Minería para explorar y explotar la mina de cierta piedra azul, como nadie sabía de qué hablaba el sacerdote la solicitud fracasó y la piedra azul se perdió en el limbo de la burocracia.

Mientras que durante décadas los lugareños del municipio de Bahoruco fueron a la playa a recolectar estas piedrecitas azules, no fue sino hasta los años 70 que se reconoció la importancia de la piedra Miguel Méndez un artesano de Santo Domingo escuchó rumores sobre la piedra por una alemana y entonces fue a investigar.


Le tomó a él y a un amigo geólogo muy voluntario del cuerpo de paz Norman Wilding varios viajes hasta que pudieron encontrarla en la playa, sabían que encontraron algo especial solo que no lo podían comprobar una pequeña muestra enviada al Instituto Smithsoniano regresó con la nota de que se trataba de residuos industriales sin mucho valor.


No fue hasta que enviaron más muestras al instituto que se estableció que habían encontrado una nueva clase del mineral tectónica después de varios debates sobre el nombre Miguel tomó el nombre de su hija Larissa y la palabra Mar y formó la Larimar por su apariencia parecida al mar.


Resulta que las piedras que encontraron fueron sedimentos aluviales arrastrados al mar por el río una búsqueda corriente arriba reveló su origen en las montañas y el volcán extinguido el viaje a la mina dura unos 45 minutos y es una lucha cuesta arriba el camino se arregla con frecuencia pero la lluvia a menudo vuelve a destruir gran parte de este.


Sólo unos cuantos trechos se han podido pavimentar y hasta éstos están en constante peligro de derrumbe y sin embargo, hay varias pequeñas comunidades aquí arriba, la última siendo la mina un pueblito que sirve como alojamiento temporal para los mineros y sus familias.


Como queda muy lejos de todo la comunidad trae todo lo que necesita para mantenerse viviendo aquí como una gran familia porque como con cualquier familia sus vidas depende el uno del otro no reconocería el área como un volcán extinguido.


Si no fuera por los montones de tierra volcánica acumulada alrededor de la mina, las minas en sí están a sólo unos pies de las casitas, los hoyos excavados vertical y horizontalmente dentro del volcán muerto, de hecho algunos bajan verticalmente antes de girar horizontalmente otros comienzan horizontalmente en línea recta antes de descender verticalmente y luego de nuevo horizontalmente siguiendo siempre las vetas del animal un laberinto dentro de la montaña y hay decenas de hoyos y túneles perforando el volcán.

Se cree que el hoyo más profundo está a una profundidad de más de 500 metros , los agujeros son claustrofóbicamente estrechos sostenidos por vigas de madera de vez en cuando de cemento y se necesita coraje para aventurarse dentro de estos huecos, de hecho la minería de la Larimar es peligrosa aunque según los mineros los derrumbes no son tan comunes como uno pensaría.


El peligro más común es la asfixia, para evitar esto cada hoyo ha sido equipado con grandes tubos de pvc que llevan aire fresco a los mineros alimentados por una pequeña turbina, los tubos también se utilizan para la comunicación con los mineros subterráneos en cualquier día laboral hay promedio de 10 a 15 personas en cada hoyo pero cuanto más hondo es el orificio, más personas se necesitan y hay varias docenas de agujeros.


Lo que significa que hay un promedio de 600 mineros trabajando bajo tierra por día, sus nacionalidades varían entre dominicanos haitianos e incluso algunos venezolanos trabajando hombro a hombro.


Los ingresos se basan en ganancias compartidas aunque depende en el hoyo, lo que sea que se haga en un hueco es compartido igualmente entre los mineros, el promedio es de alrededor de 500 pesos por día, lo que llega alrededor de 12 mil pesos por mes.


Si bien no es mucho eso es solo el promedio algunos meses pueden ganar mucho más si hay un gran hallazgo de buena calidad pero entonces un agujero también puede secarse durante meses hasta que se encuentre una nueva veta en ese tiempo nadie gana dinero solo cava y todos están en de hoyo en hoy.


El riesgo parece no valer la pena para lo que paga pero con tan pocas alternativas en el área aparte de la agricultura es una buena opción para los mineros que siempre esperan por la próxima gran piedra una vez que se extraen las piedras se venden a los compradores de los cuales algunos poseen talleres de Larimar ubicados a lo largo de la costa.


Se ha prohibido la exportación de piedras en bruto para que los artesanos locales tengan la oportunidad de crear joyas únicas hechas en república dominicana, comprar piedras crudas también es arriesgado porque las rocas individuales.


Primero necesitan ser abiertas es difícil mirar dentro de la piedra y si tienes mala suerte solo hay un poco de pretorita azul en el interior si la calidad es buena las rocas se cortan en pedazos o losas que el artesano usa para su trabajo las losas se cortan al tamaño deseado.


Se muelen y se pulen a la perfección en manos de un artesano experimentado, una piedra recién sacada de la mina puede ser transformada en solo minutos en un hermoso caucho azul listo para ser puesto en plata o incluso en oro dependiendo del estilo e intensidad del color.


Y el azul volcánico nunca es igual ninguna pieza se parece a otra a veces se muestra como azul con nubes blancas, a veces verde océano y otras con manchas rojas cada pieza es singular y guarda una escena del mar caribe convertido en una.


En todo esto hace del larimar algo más que una piedra bonita se ha convertido en la agente embajadora de la República Dominicana aquí en el centro del caribe.

Esta pagina forma parte de la familia http://3bolnet.com
Continua conociendo tu pueblo www.mivillaisabela.com

larimar-jewelry-store
larimar-jewelry-store

ING Gilberto Mauricio Reyes Gómez

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacado x